Blog

El Costurero de la Reina

  • PDF

Cuando el rey Alfonso XII venía a Sevilla se alojaba en el Alcázar, aún hoy residencia real. Los días que no tenía que ir a San Telmo, se quedaba por la mañana en su despacho del Alcázar reunido con sus ministros. Pero, en torno al mediodía interrumpía su trabajo: era la hora de su ejercicio de equitación. El monarca montaba un caballo y salía por el postigo del Alcázar, que daba a la Huerta del Retiro y al Prado de San Sebastián.

costurerodelareinaSin embargo, el joven rey desobedecía las indicaciones de su profesor de equitación, metía espuelas y, rodeando las tapias de San Telmo, se acercaba al pabellón de guardabosques, donde María de las Mercedes estaba cosiendo. Alfonso XII se escapaba para pasar tan sólo unos minutos junto a su prima, sentados en la salita de costura, siempre bajo el control de una vieja aya. Merceditas, enamorada, se cosió en ese pabelloncito de guardabosques gran parte de su ajuar.

Finalmente, Alfonso y María de las Mercedes se casaron, pero la felicidad les duró bastante poco porque, al poco tiempo de llegar a Madrid de la luna de miel, Merceditas cayó enferma. Los médicos se alarmaron porque no paraba de toser y, para quitarla del frío del Palacio de Oriente, la mandaron a reponerse a Sevilla. En la capital hispalense pasó una temporada, intentando que el sol de Andalucía aliviase su dolor

Merceditas salía a pasar por las mañanas hacia el pabelloncito, el costurero, y allí se distraía cosiendo. Pero no lo conseguía: estaba muy triste. Al ver Alfonso XII que su esposa no mejoraba en Sevilla, la llevó a Sanlúcar de Barrameda, sin embargo el mar tampoco logró lo que el sol sevillano no pudo conseguir. Y Merceditas, muy enferma, tuvo que regresar a Madrid, donde finalmente murió.

fotograma de la película ¿Dónde vas Alfonso XII?El último lugar de Sevilla que la Reina María de las Mercedes quiso ver fue el costurero, la casita del guardabosque, ese pabelloncito con jardines donde termina San Telmo y empieza el Parque de María Luisa, que desde entonces se llama 'El Costurero de la Reina'.

La historia de amor que tuvo como escenario el Costurero de la Reina de Sevilla inspiró la popular película '¿Dónde vas Alfonso XII?' (1959), protagonizada por Vicente Parra y Paquita Rico, así como numerosas canciones como el 'Romance de la Reina Mercedes', compuesto por Quintero, León y Quiroga, un tema que fue interpretado por algunas de las grandes de la copla, como Marifé de Triana o Concha Piquer.

La leyenda del NO-DO

  • PDF

Seguro que muchos estáis acostumbrados a ver este símbolo por las calles de Sevilla. Sobre todo, en los últimos días, con la celebración del Corpus, y en todos los actos oficiales de la ciudad. Algunos sevillanos no saben qué significa el 'NO DO' y la mayoría de los que visitan la ciudad desconocen que, tras estas letras, existe una interesantísima leyenda. A unos y a otros os la cuento...

Allá por el siglo XIII, el rey Don Alfonso X el Sabio, autor, entre otras cosas, de las 'Cántigas de Santa María', era un hombre muy culto, bajo cuyo reinado florecieron todas las clases de ciencias y arte de la época, sin distinción de credo o religión. Sin embargo, no parecía tener las mismas facultades para la política, la economía o la administración pública, lo que llevó a su pueblo a un gran descontento. Tal fue así, que su propio hijo Sancho, apoyado por su madre, Doña Violante, esposa del Rey, se alzó en armas, unos dicen que para salvaguardar la unidad del Reino y otros que por mera ambición de poder.

A raíz de esto, las gentes se dividieron en dos bandos: los que apoyaban al rey y los que seguían a su hijo. Padre e hijo se enfrentaron en la batalla. Sin embargo, Sancho no quiso atacar Sevilla, ciudad en la que se había refugiado un ya enfermo Alfonso X. El anciano rey pasó aquí los últimos días de su vida, apoyado por algunos fieles nobles y eclesiásticos, y por todo el pueblo sevillano que, a través de su Ayuntamiento, se manifestó fiel al anciano monarca y se dispuso a servirle en todo.

Como signo de gratitud por esta lealtad, en 1.283, el rey Alfonso X concedió al Ayuntamiento de Sevilla un lema escondido bajo la forma de un criptograma, formado por las sílabas NO y DO con una madeja en medio (NO ∞ DO). El jeroglífico, leído, sonaba NO-MADEJA-DO, o lo que es lo mismo, 'NO ME HA DEJADO'. De esta forma, el rey expresaba su agradecimiento a la ciudad de Sevilla el hecho de que no le hubiera abandonado en tan difíciles momentos.

Desde 1995, cuando el rey Juan Carlos I le concedió la bandera a la ciudad de Sevilla, el NO DO es el lema, el escudo y el símbolo de la capital hispalense, presente en numerosos puntos de la ciudad. En la bandera de Sevilla, este singular símbolo figura en el centro de la bandera de la ciudad, en color dorado sobre un fondo carmesí.


El Alcázar y la literatura

  • PDF

((Con motivo de mi aparición en el programa 'El público lee', de Canal Sur 2, os dejo un post dedicado a la relación del Alcázar de Sevilla y la literatura. Aprovecho para insertar los vídeos del programa para quienes no los hayáis visto))

Magnífico es el Alcázar
con que se ilustra Sevilla,
deliciosos sus jardines
su excelsa portada rica

De maderos entallados
en mil labores prolijas,
se levanta el frontispicio
de resaltadas cornisas

Y hay en ellas un letrero
donde, con letras antiguas,
Don Pedro hizo estos palacios
esculpido se divisa.

(El Alcázar de Sevilla. Romance primero. Ángel Saavaedra, Duque de Rivas)

Hay toda una tradición literaria e intelectual en torno al Alcázar de Sevilla. Quizás uno de los lugares más famosos en cuanto a su relación con la literatura es el corral de comedias de la Montería, que estaba ubicado en el Patio del mismo nombre y que fue construido en 1625 por Vermondo Resta. Autores como Cervantes, Tirso de Molina, Calderón de la Barca y Lope de Vega crearon obras para corrales de comedias de este tipo. Las representaciones en el corral del Alcázar cesan en el año 1679, por decisión de la Iglesia. En 1691 el corral desaparece en un incendio.

En el siglo XVIII, Pablo de Olavide reunía en el Patio del Asistente a los eruditos de la época, como Jovellanos, Larumbe o José de Ábalos, para intentar construir una Sevilla ilustrada.

Otro personaje que solía visitar los Reales Alcázares fue José Mª Blanco White, sevillano que tuvo que morir en Liverpool, con ese amor-odio hacia la ciudad, y que en 1825 escribe 'El Alcázar de Sevilla'.

Cecilia Bóhl de Faber, más conocida como Fernán Caballero, escribe una anécdota sobre los baños de María de Padilla. Cuenta que era norma de educación probar el agua donde se bañaban las mujeres. Estando el rey Don Pedro con uno de sus caballeros, éste se resiste a probarla, a lo que el rey dice: "¿Cómo osáis a no probar el agua donde se baña esta dama?". "Mi señor, me temo que si me gusta la salsa, quiera también probar la perdiz", le respondió el caballero. Isabel II donó una casa a la escritora en el Patio Banderas.

En la época de Joaquín Romero Murube, alcaide conservador del Palacio, el Alcázar también fue un punto de encuentro de algunos personajes célebres del momento. Por ejemplo, se dice que Federico García Lorca visita el Alcázar en 1935 y lee por primera vez al público 'Llanto por Ignacio Sánchez Mejías'.

En agosto de 1938, Miguel Hernández se encuentra en el Alcázar junto a Romero Murube. Ante la inminente visita de Franco, el alcaide viste al poeta de jardinero para esconderlo. Según Eva Díaz Pérez, autora del libro 'Sevilla, un retrato literario', el dictador llegó a cruzarse con el autor de las 'El rayo que no cesa', sin reconocerlo. Poco tiempo después, Miguel Hernández sería apresado en Portugal.

Pero si hubiera que destacar a un poeta que habitara este lugar fue el rey Al-Mutamid, uno de los poetas andalusíes más importantes. En este Alcázar, vivió, disfrutó del amor y de los placeres, y también escribió. Posteriormente, marchó al exilio. Toda esa voluptuosidad y todo ese exotismo que tantos turistas buscan entre los muros del Alcázar, los dejó escritos Al-Mutamid en poemas como 'La amada':

¡Oh mi elegida entre todos los seres humanos!

¡Oh Estrella! ¡Oh luna!

¡Oh rama cuando camina,

oh gacela cuando mira!

¡Oh aliento del jardín, cuando

le agita la brisa de la aurora!

¡Oh dueña de una mirada lánguida,

que me encadena!

¿Cuándo me curaré? ¡Por ti daría la vista y el oído!

Tu frescor aliviaría

la oscuridad de mi corazón

'Jardín antiguo' es el título de uno de los poemas mas hermosos que se ha escrito inspirado en los jardines del Alcázar. Lo escribió el poeta sevillano Luis Cernuda:

Ir de nuevo al jardín cerrado,
que tras los arcos de la tapia,
entre magnolios, limoneros,
guarda el encanto de las aguas.

Oír de nuevo en el silencio,
vivo de trinos y de hojas,
el susurro tibio del aire
donde las almas viejas flotan.

Ver otra vez el cielo hondo
A lo lejos, la torre esbelta
Tal flor de luz sobre las palmas:
Las cosas todas siempre bellas.

Sentir otra vez, como entonces,
la espina aguda del deseo,
mientras la juventud pasada
vuelve. Sueño de un dios sin tiempo.

Puedes volver a disfrutar de este paseo si llamas a Pepe para que te muestre los secretos del Alcázar de Sevilla, uno de los edicios más emblemáticos de la capital hispalense.

10 cosas que tienes que saber sobre San Fernando, patrón de Sevilla

  • PDF

1.- Fernando III de Castilla conquistó Sevilla el 23 de noviembre de 1248 tras dos años de asedio a la ciudad. También fue el responsable de las conquistas de Córdoba (1236), Murcia (1243) y Jaén (1246).

2.- Apodado 'El Santo', fue el que cambió el uso de la mezquita mayor de la capital hispalense en iglesia católica. Hoy día esa mezquita es la Catedral de Sevilla. También fue el responsable de la fundación de más de 20 iglesias en la ciudad.

3.- Hijo de Berenguela I, reina de Castilla, y de Alfonso IX, rey de León, no se sabe si nació en Peleas de Arriba (Zamora) o en Bolaños de Calatrava (Ciudad Real) en 1199 pero sí se sabe que murió en el Alcázar de Sevilla el 30 de mayo de 1252.

4.- San Fernando era el padre de Alfonso X El Sabio, autor de las Cántigas de Santa María, y primo de San Luis de los Franceses, rey de Francia que luego dio nombre a la iglesia ubicada en la calle San Luis. Con su primera esposa tuvo diez hijos y con la segunda, otros cinco.

5.- Sus restos reposan en la Capilla Real de la Catedral de Sevilla junto a los de su primera esposa, Beatriz de Suabia, en una urna de plata que está considerada la obra más relevante de la orfebrería barroca sevillana. La urna sólo se abre cada 30 de mayo para que los fieles veneren su cuerpo incorrupto.

6.- El rey impuso el castellano como idioma oficial de sus reinos en sustitución del latín y durante su reinado se unificaron definitivamente las coronas de Castilla y León.

7.- San Fernando fue el que regaló a la ciudad de Sevilla la imagen de la Virgen de los Reyes, que aún permanece en el sagrario de la Catedral y que procesiona cada 15 de agosto.
 
8.- El pendón original del conquistador de Sevilla se encuentra expuesto en una vitrina en la Catedral, junto a la capilla de San Antonio.

9.- Canonizado en 1671, suele aparecer representado sentado con la bola del Mundo en la mano izquierda y su espada Lobera en la derecha.

10.- También es patrón de Aranjuez y San Fernando de Henares (Madrid), Villanueva del Río y Minas (Sevilla), San Fernando (Venezuela), Pivijay (Colombia) y de la Universidad de La Laguna, en cuyos escudo y sello aparece. También aparece en el escudo de la ciudad de Sevilla.