Error

Ruta por el mudéjar sevillano (1)

La palabra mudéjar procede del árabe mudayyan, que significa “aquél a quien se ha permitido quedarse” y alude a los musulmanes que permanecieron en territorio cristiano conservando su religión y costumbres.

EL mejor ejemplo en Sevilla de este estilo es el Alcázar de Pedro I. En el Patio de las Doncellas podemos apreciar el alicatado de composiciones geométricas de estrellas y lazos que es el símbolo más puro de Alá expresadas en estas “telarañas de Dios” que representan la unidad del Ser.

Mudejar en Sevilla

Desde este palacio y a través de las estrechas calles del barrio de Santa Cruz, llegamos a otra residencia palaciega: la Casa de Pilatos, llamada así porque, según la tradición, está separada del templete de la Cruz del Campo por 997 metros que es exactamente la distancia que existía de la casa del pretor romano Poncio Pilatos al Gólgota, lugar donde crucificaron a Jesucristo. Es éste otro importante ejemplo del mudéjar en Sevilla, con sus azulejos, patios y estancias que lo convierten en un verdadero paraíso. Así, el Gabinete de Pilatos es un ejemplo de artesonado mudéjar sevillano.

Mudejar en Sevilla Gabinete Casa Pilatos

Unos metros más adelante llegamos a la iglesia de San Esteban, ejemplo gótico mudéjar religioso de la ciudad levantado sobre restos de una antigua mezquita.

Mudejar en Sevilla Iglesia San Esteban

Siguiendo dirección norte, llegaremos a una de las iglesias más antiguas de la ciudad, Santa Catalina, sede de la hermandad de la Exaltación. Este templo fue construido en el siglo XV, sobre las ruinas de una mezquita anterior, conservando parte del mihrab (siglo XI) y el alminar en su torre. Si bien es de estilo gótico-mudéjar, el templo ha sido sometido a varias renovaciones arquitectónicas y reformas a lo largo de los años.