Error

La leyenda del NO-DO

Seguro que muchos estáis acostumbrados a ver este símbolo por las calles de Sevilla. Sobre todo, en los últimos días, con la celebración del Corpus, y en todos los actos oficiales de la ciudad. Algunos sevillanos no saben qué significa el 'NO DO' y la mayoría de los que visitan la ciudad desconocen que, tras estas letras, existe una interesantísima leyenda. A unos y a otros os la cuento...

Allá por el siglo XIII, el rey Don Alfonso X el Sabio, autor, entre otras cosas, de las 'Cántigas de Santa María', era un hombre muy culto, bajo cuyo reinado florecieron todas las clases de ciencias y arte de la época, sin distinción de credo o religión. Sin embargo, no parecía tener las mismas facultades para la política, la economía o la administración pública, lo que llevó a su pueblo a un gran descontento. Tal fue así, que su propio hijo Sancho, apoyado por su madre, Doña Violante, esposa del Rey, se alzó en armas, unos dicen que para salvaguardar la unidad del Reino y otros que por mera ambición de poder.

A raíz de esto, las gentes se dividieron en dos bandos: los que apoyaban al rey y los que seguían a su hijo. Padre e hijo se enfrentaron en la batalla. Sin embargo, Sancho no quiso atacar Sevilla, ciudad en la que se había refugiado un ya enfermo Alfonso X. El anciano rey pasó aquí los últimos días de su vida, apoyado por algunos fieles nobles y eclesiásticos, y por todo el pueblo sevillano que, a través de su Ayuntamiento, se manifestó fiel al anciano monarca y se dispuso a servirle en todo.

Como signo de gratitud por esta lealtad, en 1.283, el rey Alfonso X concedió al Ayuntamiento de Sevilla un lema escondido bajo la forma de un criptograma, formado por las sílabas NO y DO con una madeja en medio (NO ∞ DO). El jeroglífico, leído, sonaba NO-MADEJA-DO, o lo que es lo mismo, 'NO ME HA DEJADO'. De esta forma, el rey expresaba su agradecimiento a la ciudad de Sevilla el hecho de que no le hubiera abandonado en tan difíciles momentos.

Desde 1995, cuando el rey Juan Carlos I le concedió la bandera a la ciudad de Sevilla, el NO DO es el lema, el escudo y el símbolo de la capital hispalense, presente en numerosos puntos de la ciudad. En la bandera de Sevilla, este singular símbolo figura en el centro de la bandera de la ciudad, en color dorado sobre un fondo carmesí.